>

Volver a los inicios, una necesidad.


En contra de todos los pronosticos, el 2012 no resultó del todo como nos lo imaginabamos.


volver-alos-inicios-una-necesidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En algún momento creímos posibles las autopistas voladoras, los androides serviles, la máquina del tiempo y el elixir de la eterna juventud, pero nada se ha hecho realidad. La presión del avance técnologico e industrial nos obligó a volver a lo básico, pero más allá de obligarnos, nos creó un sentimiento de nostalgia por los inicios. La era de recuperación de la conciencia ambiental, alimenticia y por supuesto, la cosmética ya está aquí.

En un principio el uso de la cosmética se limitaba básicamente a la protección del rostro y las partes del cuerpo más expuestas al sol, el polvo y el viento.En Japón las Geishas utilizaban labiales de cártamo, bases de cera bintsuke y rouge para delinear la naríz, viniendo a un panorama más cercano, los Emberas y los Wayúu utilizaron tinturas vegetales para adornar la cara y otras partes del cuerpo en rituales o para las jornadas de cacería. Del siglo XVI data uno de los primeros libros del fórmulas y recetas médico-cosméticas, títulado: “Manual de mujeres en el cual se contienen muchas y diversas recetas muy buenas”, uno de los primeros compendios en español de fórmulas caseras con componentes naturales para embellecer a la mujer.

Sin embargo, fue hasta el siglo XX que nacieron las grandes multinacionales cosméticas, primero L´oréal fundada por Eugéne Schueller, después Elizabeth Arden, Helena Rubinstein y Max Factor, un sector que se expandió tras la aparición de Revlon, Schwarzkopf, Esteé Lauder y otras. Pero tan fue en los años 60s se originaron las primeras empresas cosméticas con productos 100% naturales.

Son incontables los aportes de la grandes marcas a la evolución e investigación del mercado cosmético. Mil años de pruebas, errores e innovaciones han dirigido sus esfuerzos a ofrecer tratamientos cada vez mejores, más delicados y nutritivos para la piel y el cabello.

Era una necesidad innevitable, que el mundo cosmético incluyerá componentes orgánicos a sus principios activos y que los consumidores empezaramos a exigir, leer y diferenciar los productos. El futuro no es lo que nos imaginabamos, estamos enfrentando nuevos retos y exigencias ambientales y si deseamos conservar lo que nos queda del planeta, como industrias, como empresas y como consumidores tenemos una gran tarea.

 Laura Micaham

Coordinadora Editorial 


TODAS LAS EDICIONES >


Síganos en:

 

Conozca nuestra ultima edición

Buscador de Noticias